Protesis dentales: Carillas estéticas

Carillas estéticas

Se trata de unas finas láminas de porcelana de aproximadamente 0,3-1 mm de espesor, que cubren toda la superficie anterior de los dientes, unidas por medio de un adhesivo especial.
Se emplean fundamentalmente para enmascarar anomalías del color de los dientes, para disimular alteraciones en el tamaño o forma del diente.


¿Para quién están indicadas?

  • Para personas con dientes ligeramente apiñados, torcidos, con pequeñas roturas o manchados por diversos factores.
  • Están contraindicadas en pacientes con bruxismo (apretar dientes) y con un severo apiñamiento (en este caso es necesario recurrir a la ortodoncia).

Colocación de carillas dentales

  • Se limpia y prepara la pieza dental.
  • Se lima la pieza con una fresa para rebajar la capa de esmalte dental aproximadamente 3 mm que luego repondremos con la carilla.
  • El diente está preparado para la creación de los modelos.
  • Se crea un modelo de silicona de la dentadura con el diente ya rebajado para crear en el laboratorio las carillas que se adapten perfectamente a las piezas dentales.
  • En la siguiente sesión se coloca y fija la carilla con un adhesivo especial.
  • Se cementa herméticamente y se aplica luz polimerizante para finalizar el proceso.

Ventajas de las carillas

  • Mejoran el aspecto estético de su boca, ya que son capaces de modificar la forma, posición y color de los dientes.
  • Es el método más conservador (el que talla menor cantidad de diente) para modificar la estética en dientes anteriores.
  • La resistencia a la abrasión, al desgaste y a la fractura es mucho más alta que en las restauraciones de resina compuesta (empastes blancos).
  • Son muy biocompatibles, mantienen el color, el brillo y su unión al esmalte es muy fuerte.
  • Presentan una superficie perfectamente pulida que dificulta el depósito de placa bacteriana, favoreciendo la salud periodental.